Mi andadura en el mundo de los fogones comenzó junto a mis padres, Curro y María, y mis hermanos, Rafael y Daniel. Tras un largo camino de enseñanza y experiencias vividas, monté mi propio restaurante, el sueño de todo cocinero.

El Chef, José Francisco Salguero

MI FORMACIÓN

Durante 4 años estuve en el País Vasco formándome en la que es mi pasión, la cocina.

Estudié en la Escuela Aiala de Arguiñano en Zarautz y trabajé en su restaurante. Posteriormente trabajé en varios Restaurantes de la zona: Rte. Itxas & Club Náutico de Guetaría, Marina Berri en Zumaya. Unos años maravillosos en los que aprendí la cocina vasca, mi especialidad.

Me marqué como objetivo siempre traer a mi tierra natal, Málaga, todos estos sabores de la cocina vasca y fusionarlos con la cocina más tradicional y deliciosa de mi madre, el «pescaíto frito», así como con el resto de productos Andaluces.

VUELTA A MÁLAGA

Cuando volví a Málaga, formé parte del equipo de cocina del Restaurante Mar de Alborán en Benalmádena y del Restaurante Mirador del Hotel Kempinski Estepona 5* GL. Una experiencia única en la que aprendí técnicas innovadoras. Antes de abrir La Cocina Salguero & Taberna de Curro Castilla, tuve el enorme placer de dirigir la cocina del Restaurante Artxanda, uno de los mejores restaurantes vascos en Málaga situado en la emblemática zona de La Malagueta.

A lo largo de estos años, tuve el placer de conocer a maravillosas personas que me trataron como un hermano. En mi andadura haré mención especial a dos grandes chefs y grandes amigos, que han sido los que me han marcado especialmente; Alberto Barroso «Pilintxo», Jefe de Partida del Restaurante Arguiñano (Zarautz), por su profesionalidad, sentido de la responsabilidad pero, sobre todo, por su gran corazón (el mejor de todos) y mención especial también para Xabier Odriozola profesor de la Escuela Aiala y propietario junto a su familia del Restaurante Itxas & Club Náutico de Guetaria (donde se sirve el mejor besugo a la parrilla que puedan ustedes degustar). Con Xabi aprendí lo que es trabajar en familia en un negocio de muchísimo éxito con todo lo que esto conlleva…

En fin, solo puedo concluir agradeciendo a todas y cada una de las personas que he conocido, porque de cada una de ellas aprendí algo. Gracias a todo el equipo de la Escuela Aiala sin los cuales no estaría escribiendo estas líneas. Gracias a Raúl González, Director; Manu Piñeiro, Jefe de Cocina; José Ramón Aguiriano, conocedor y catador de vinos y de la vida.

Gracias a todos por haberme transmitido su pasión y amor por esta exquisita profesión.

A %d blogueros les gusta esto: